La llama, reina de los Andes, conquista el mundo moderno

Desde que se han puesto al descubierto sus grandes bondades como animal de trabajo, de compañía, y también como productor de materia prima para la moderna industria del tejido y, más recientemente, como fuente alimenticia, la llama ha iniciado un proceso de conquista del mundo entero.La Llama

Regresar a Inicio de Diario Mar de Ajó (el diarito)

  Origen: Los camélidos son animales con su centro de origen en América del Norte. Su aparición sobre la tierra se estima ocurrió hace entre 9 a 11 millones de años.

Aproximadamente hace unos 3 millones de años, (Pleistoceno) se producen grandes cambios climáticos que afectaron fuertemente la fauna y flora del hemisferio norte de América. Por las fuertes glaciaciones que provocaron el avance al sur del continente de los hielos del Polo Norte, se inician dos corrientes de migración de camélidos. Una se dirige hacia el Asia, a través del puente del Estrecho de Behring, llegando algunos grupos de animales hasta la actual Europa. Esta migración dio origen a los actuales camélidos del viejo mundo: el camello (Camelus bactrianus) que posee dos jorobas y el dromedario (Camelus dromedarius) camello de una sola giba.

Por las mismas causas y en el mismo período, otra migración desplaza grupos de camélidos en un recorrido hacia el sur del continente americano. Estos animales dan origen hace aproximadamente 2 millones de años a los actuales gu ana cos y vicuñas que son camélidos silvestres autóctonos de América del sur.

Los fuertes cambios en el clima ocurridos en América del Norte  y que provocaron estas migraciones, terminaron por extinguir los camélidos que permanecieron en esa porción del continente donde habían tenido su origen.

Domesticación: Históricamente la domesticación de los camélidos dando origen a llamas y alpacas fue un tema controvertido.

Los camélidos fueron fundamentales para la dieta de los primitivos habitantes del suelo americano, nómades y de hábitos cazadores–recolectores . Estos animales figuran en numerosas pinturas rupestres donde aparecen muy bien representados en las escenas de cacería.

Afortunadamente las técnicas actuales de análisis de ADN mitocondrial, permiten afirmar con bastante certeza que la domesticación de estos animales se inició por los pobladores de  los Andes peruanos hace entre unos  6 000 a 7 000 años y que este proceso generó la actual llama a partir del gu ana co y la actual alpaca derivada de la vicuña.

El mayor esplendor en la cría de camélidos se produjo simultáneamente con el desarrollo de la cultura Inca. Es durante ese tiempo cuando estos animales son

criados en forma sistemática por el Estado, aplicando programas de selección y separación de rebaños por colores y características. El destino de los animales era variado: proveían carne, fibra, se los destinaba a carga y también se los empleaba asiduamente para ritos religiosos.

Los Incas llevaban registros de producción y consumo de sus animales y al momento de la llegada de los españoles se estima que el total de camélidos domésticos rondaba los 32 000 000 de cabezas.

La invasión y conquista española significaron un retroceso en muchos aspectos para los pueblos americanos. Los camélidos como parte importante de esa cultura fueron muy afectados durante todo ese proceso hasta nuestros días.

Las llamas y alpacas constituyen nuestra g ana dería doméstica autóctona. Si los  europeos después de la conquista  de  América    no  hubieran  introducido en nuestro continente Bovinos, ovinos y caprinos, con seguridad otro hubiese sido el destino de nuestros camélidos.

2.    Características Zootécnicas:

Clasificación y taxonomía: Los camélidos han sido clasificados dentro de la siguiente taxonomía:

         Clase         Mamíferos

         Orden        Artiodactyla

         Fa mili a       Camelidae

         Tribu          Lamini

         Especies    Lama guanicoe - Gu ana co

                               Lama glama - Llama

                               Vicugna pacos - Alpaca

                               Vicugna vicugna – Vicuña

Los camélidos sudamericanos se dividen en dos grupos:

              Silvestres: gu ana co y vicuña

              Domésticos: llama y alpaca

Las cuatro especies tienen el mismo cariotipo (2n=74) y pueden entrecruzarse, produciendo crías fértiles. En forma natural los cruzamientos interespecíficos no se producen, sino que son forzados por el hombre.

El cruce con la alpaca produce un híbrido denominado “huarizo” o “llapaca”, que tiene la ventaja de producir fibras más finas que la llama y en mayor cantidad que la alpaca.

Menos común es el cruce con la vicuña se le conoce como “llamovicuña”

Hábitat: El hábitat de los camélidos sudamericanos está constituido principalmente por las formaciones ecológicas de Puna y Altos Andes que se distribuyen desde el norte del Perú hasta el norte de Argentina, incluyendo las respectivas áreas altoandinas de Bolivia y Chile; teniendo como características generales de ser más húmeda en dirección al norte donde se continúa hacia el Páramo (Ecuador), y más seca hacia el sur.  

En general, los camélidos pueden habitar desde el nivel del mar hasta las regiones altoandinas a más de 5,000 m. de altitud.

La vicuña y la alpaca prefieren las zonas más altas, mientras que el gu ana co y la llama pueden habitar hasta el nivel del mar.

Desde hace muchos años, casi desde la época colonial está  muy  difundida  la  creencia  popular de  que  los  camélidos  son  solamente  animales  que habitan en la altura y que es incompatible su crianza en regiones más bajas, húmedas o cerc ana s al mar. 

Contradiciendo este concepto erróneo, diversos estudios mencionados por Brenes et al (2001) citando en su trabajo a Bonavia (1992) demuestran que en la época precolombina existían grandes hatos de camélidos aclimatados a muy diversas zonas fuera de las regiones andinas, incluyendo llanuras y áreas costeras.

Anatomía y fisiología: La interacción genotipo ambiente ha producido sobre estos animales una evolución ana tómica y fisiológica que les permite vivir en ambientes áridos y ecológicamente frágiles.

Son animales que pueden criarse consumiendo forrajes de bajos niveles de calidad y digestibilidad donde otros rumiantes tendrían serias dificultades para sobrevivir.

Son similares a los rumiantes que poseen un aparato digestivo con tres compartimentos estomacales a diferencia de los rumiantes clásicos que poseen cuatro.

El aparato bucal presenta labio leporino (labio hendido) esta ana tomía les confiere una ventaja ya que les permite aprehender y cosechar forraje con gran eficiencia.

La dieta forrajera es poco selectiva y pueden pastorear y ramonear todo tipo de vegetación.

Una particularidad son los incisivos que se ubican oblicuamente y tienen un crecimiento continuo, semejante al de los roedores. Por esta cualidad son muy longevos, favorecidos por este tipo de sistema dentario que les permite seguir cosechando forraje eficientemente a pesar del paso de los años.

La longevidad de estos animales permite criarlos y producir con muy baja tasa de reposición por edad. La vida productiva promedia los 14 años aunque los animales viven más de 20 años.

Los parámetros de alimentación muestran que los requerimientos nutricionales son sensiblemente menores que animales de similar tamaño de otros géneros de rumiantes.

El consumo promedio de una llama seca o macho adulto es de aproximadamente 1,5 a 2 kg. de MS (materia seca), en el caso de llamas en el último tercio de gestación e inicio de lactancia pueden requerir una ingesta de 3 kg. de MS.  

Son herbívoros con muy alta eficiencia de conversión de forraje en carne y fibra. Algunos trabajos de investigación han demostrado que es hasta un 58% más eficiente que los ovinos en transformar alimento (forraje) en peso vivo.

Una característica propia de los camélidos es la delimitación de sectores del territorio fa mili ar para área estercolera (deposición de heces) ya que todos los animales del grupo sólo defecan en lugares preestablecidos para este fin. Esto representa una gran ventaja desde el punto de vista san itario por la difusión de parasitosis con las heces)

Los miembros presentan dos pares de almohadillas al término de la segunda falange, y la última falange se encuentra cubierta con uñas, cojinete, almohadilla plantar, glándulas metatarsi ana s.

Por esta particular ana tomía de sus miembros, son animales que no generan daño mecánico a los suelos, aún en zonas áridas y frágiles.

Los camélidos son poliéstricos de ovulación inducida. Es decir que no presentan estacionalidad por fotoperíodo. Son uníparos (una cría por año) cuya gestación dura aproximadamente en promedio 340 días (11 meses + 10-20 días).

Una característica de es la ausencia de marcado dimorfismo sexual.

Socialmente son polígamos, es decir que el macho dominante forma un harem de varias hembras. En la crianza productiva es conveniente implementar un manejo con rotación periódica de machos cada 5-7 días por decaimiento en los servicios.

Se considera que a los 2 años están en condiciones de recibir la primera monta.

La hembra recibe el servicio echada de cúbito ventral y la duración de la monta es prolongada.

Características generales de producción: Estos animales son básicamente conocidos en el mundo como productores de fibra de muy buena finura y calidad, que es considerada una fibra textil especial (“fine fibers” o “specialty fibers”). Este producto muy apreciado en el mundo tiene un alto precio en los mercados internacionales.

Zootecnicamente se los puede considerar como animales de uso múltiple (multipropósitos), en particular la llama, ya que además de la fibra se puede aprovecha su carne, cuero, como animales de carga (tiene la capacidad de transportar hasta 75 kg.) como mascotas (“pets”), como animal de recreación (trekking) y como cargadores de bolsas de palos de golf (“animal caddie”).

La producción de llamas no requiere de instalaciones especiales, ni de complejos sistemas de crianza, puede aprovecharse la infraestructura para vacunos y solo requiere de algunos pequeños cuidados en el diseño de las instalaciones de manejo ( san idad,  y servicios) por sus características ana tómicas y hábitos de comportamiento.

La  llama  es el camélido de mayor altura y tamaño. Es doméstico y puede llegar a alcanzar un peso vivo de 125 kg. 

Se destaca por su gran docilidad son los más mansos y sencillos de manejar.

Sanitariamente son animales en general san os, las principales afecciones no le son propias sino que las comparten con la de otros herbívoros que cohabitan el ecosistema.

Entre las más destacables se encuentran los ectoparásitos (sarna y piojos) algunos endoparásitos y enfermedades derivadas del estrés y hacinamiento. (Clostridiosis y bacteriosis en general)

No se vacunan contra aftosa.

Producción de fibra: Es el principal producto por el cual se las cría camélidos. La llama es el camélido más utilizado para esta producción.

La llama produce una fibra muy heterogénea en calidad cuya variación y características físico-mecánicas depende de diferentes factores.

La fibra de los camélidos en general son influenciadas por: edad, sexo, altitud de ecosistema de crianza, calidad de alimentación y genéticos como  colores, tipo de fibra, región corporal.

La fibra de llama, tradicionalmente fue considerada de inferior calidad que la de alpaca. Sin embargo, el resultado de investigaciones recientes y gracias a los avances tecnológicos de descerdado la fibra de llama es hoy considerada de calidad textil similar a la de alpaca.

Los diámetros de finura oscilan entre 18 µm (micras) y 35 µm. Las fibras más finas (más valiosas) no presentan médula, esto favorece el proceso de teñido. La llama en general produce en promedio un vellón de fibras finas de 20 a 26 micras que puede pesar de 1 a 5 kg.

Las  llamas seleccionadas con alimentación adecuada producen en promedio 2,5-3 kilos de fibra por año, con un rendimiento al lavado de más del 90 %.

La esquila se realiza con frecuencia anual y el promedio de rendimiento general del hato por animal es de 2-3 kg.

El color clásico es marrón claro y oscuro y con mezclas, pudiendo encontrarse animales claros (blanco crema) y negros.

El valor de la fibra también es muy variable en función de la calidad y grado de elaboración (fibra bruta, clasificada, hilada, tejida, confección)

Los valores mas corrientes para la fibra en bruto (sin hilar) en el mercado nacional es de U$S 5 el kilo para la fibra de buena calidad, con un promedio general de U$S 3,5.

El precio promedio de la fibra hilada ronda entre los $40 y $60 el Kg. en Buenos Aires (U$S 14 y U$S 20).

Es muy importante tener en cuenta que los precios se incrementan notablemente en función de la calidad y grado de elaboración de la fibra.

A nivel internacional, el sector de la industrial textil, en los últimos años, ha incrementado rápidamente la demanda de fibra de llama en función de que por su calidad se la considera como un sustituto ideal de la fibra de alpaca.

La confección de arte san ías es otra actividad complementaria del sistema productivo. Los productos arte san ales se encuentran muy bien posicionados en los mercados nacionales e internacionales.

Una idea aproximada de este potencial es el valor de los ponchos arte san ales de tejido manual en telar y con fibra hilada a mano se cotizan en el mercado nacional entre los $700 y $1 200, (U$S 250 a U$S 400), dependiendo de la calidad del tejido.

Carne: La carne es de un aspecto semejante a la carne vacuna y no posee un sabor y aroma distintivo. La grasa de la carne de los camélidos es muy blanca y tiene bajos niveles de colesterol. Estudios recientes han determinado que la carne fresca de los camélidos tiene niveles de colesterol diez veces menores que la carne de cordero o vaca, por lo que su consumo sería recomendable y más saludable.

También se ha comprobado que la carne de camélido, posee mayor tenor proteico (21,12%) que la carne de bovinos y ovinos (18 a 20%)

Las investigaciones sobre rindes de la res oscilan entre 54-62% dependiendo fundamentalmente de la condición corporal de los animales faenados.

En los últimos años se han realizado estudios de mercado, destacándose en enorme potencial de expansión que posee esta particular carne, auténticamente americ ana , para su exportación a los mercados europeos y asiáticos con un especial interés en los supermercados y comercios dedicados a la gastronomía étnica.

Los valores de carne de llama y alpaca promedian los $ $20 a 30 el kg. (U$S 7 -10) para cortes de bifes, lomo y cuarto trasero completo.

Estos valores son pagados en general por restaurantes de hoteles internacionales en las ciudades de Bs. As. y Córdoba. Con valores menores se comercializa carne fresca y charqui en Salta, Jujuy y Catamarca.

Se tiene información que la carne de camélidos (llama y alpaca) esta siendo demandada en el mercado internacional como un producto para restaurantes temáticos, étnicos y de productos exóticos.

Cuero de llama: Durante muchos años el cuero de llama fue desestimado para su utilización a gran escala y no se lo aprovechaba en el mercado tradicional del cuero.

Hoy se lo utiliza en pequeña escala y poco a poco va obteniendo mayor aceptación. No obstante, los curtidores de cuero recién comienzan a perfeccionar su procesamiento con el objeto de mejorar la calidad.

Animales vivos: El comercio de animales vivos, como reproductores, se realiza en ventas directas, no existiendo demasiada información sobre estas operaciones comerciales.

Los valores pagados en el mercado nacional por llamas machos y hembras adultos para conformar planteles oscilan entre los $ 300 a $700 (U$S 100 a U$S 300) dependiendo la variación de precios de diferentes factores.

En el NOA los valores son muy inferiores a los que se pagan en las regiones extra puneñas.

En los últimos años se ha producido un notable incremento en la demanda de llamas vivas para exportación aunque no existen datos muy concretos sobre los valores pagados en el país. Si hay informaciones que algunos animales se han llegado a pagar en el mercado de U.S.A. hasta U$S 1500.

Leche: La producción de leche en camélidos no tiene mayores antecedentes y tradicionalmente no fue aprovechada por los pueblos andinos debido a su bajo volumen. Sin embargo, trabajos de investigación realizados recientemente demuestran que se podrían mejorar mucho las técnicas para tener una mejor producción y darle un propósito lechero a la crianza de camélidos.

Ing. Zoot. (M Sc) Carlos A. Rossi

Regresar a Inicio de Diario Mar de Ajó (el diarito)